C.A.Villarino
  Historia
 




Oscar Lagrotte, socio Fundador.






El Club Atlético Villarino fue fundado como casi todos sus similares por un grupo de muchachos veinteañeros apasionados y practicantes del fútbol en las entonces calles de tierra.

Se había formado un equipo de Quinta División que participaba en torneos reducidos de barrio contra barrio en la entonces canchita de la Plaza 9 de Julio (donde hoy se levanta el Colegio Nacional), alternando con encuentros en las distintas estaciones del Partido de Chivilcoy.

El 18 de Abril de 1940 se corporiza y se formaliza la fundación. Ese día se reúnen los habitúes en la ochava de la esquina formada por Av. Villarino y Riobamba (hoy J. B. Alberdi) y luego de un cambio de opiniones se llega a un acuerdo de formar una Comisión Directiva de la siguiente manera:

PRESIDENTE: Juan Haz

VICEPRESIDENTE: Omar Sempio

SECRETARIO: Oscar  S. Lagrotte

SECRETARIO DE ACTAS: Luis M. Martocci

TESORERO: Eugenio F. Costanzo

VOCALES: José Haz, José Aicardo, Juan Martocci, Roberto Andreasevich, Eduardo Bonino, Raúl Galván.

 

La primera tarea fue alquilar un local para reuniones y se consiguió una pieza en Riobamba y Gral. Paz, pagándose doce pesos por mes. A los pocos meses se trasladan a Villarino Nº 150.

Posteriormente, en el mes de Julio, Villarino conjuntamente con otros clubes de barrio participa en la formación de una Liga independiente de fútbol que organiza un torneo en los terrenos del  “cementerio viejo”. Como este torneo concitó gran expectativa y la concurrencia de público era muy numerosa, pues desbordaba su capacidad, se resolvió gestionar la utilización de la cancha de la Federación, que fue denegada. Pero simultáneamente , las autoridades de la Liga de Fútbol, presidida a la sazón por el Ing. Domingo Basso, invitaron a los clubes que tuvieran comisión directiva y socios inscriptos, a la vez que demostraran cierta organización a inscribirse a los efectos de organizar el primer campeonato de ascenso. En consecuencia Villarino se afilia en el mes de Septiembre de 1940 conjuntamente con Florencio Varela, Cerámica  Argentina e Independiente. Estos cuatro clubes intervienen  en el torneo de 1941; el cual se adjudica Independiente, pasando a militar en Primera División. En 1942 se afilia Atlético Ciclón y el campeonato es ganado por Atlético Villarino que formó con: F. A. Menta y R. Pritz en el arco; H. Pedemonte y O. Diaz en la zaga; Acosta, M. Brigante, H. Rímoli en la línea media; Lopardo, Frascino, A. Brigante, O. Di Claudio y B. García; en distintas oportunidades integraron el equipo J. L. Gesualdo, M. Ceballos, H. Cassino y H. Grassi. En 1943 comienza a militar en Primera División y lo hace en forma ininterrumpida hasta 1969 cuando desciende de categoría.

También en ese año de 1942 gana el primer campeonato de Quinta División organizado por la Liga y en la cual hace sus primeras armas “Tito” Haz (Héctor Antonio) que en 1945 fue transferido a Estudiantes de La Plata donde descolló y realizó una prolongada campaña en Primera División de A.F.A.

Recién en el año 1945 el fútbol le proporciona a Villarino la primera gran satisfacción al adjudicarse el Campeonato “Relampago” organizado por la Liga entre los clubes de Primera y Segunda afiliados. La nota distinta la dio la circunstancia de que el equipo estaba conformado en su totalidad por jugadores de Cuarta División, que tenían entre 18 años y menos. Ellos fueron: Arqueros: Cambiasso y Cicco; Fulbacks: Amado y Rivarola; Medios: Alonso, Rímoli y Massa; Delanteros: González, Romero, Cantet, Buchelli y Lagrotte; Director Técnico: Fidel Marrone.

Paralelamente, la sede del club cambió de ubicación. En 1944, alquiló una casa en la calle San Martín Nº 336 donde se construye una cancha de bochas y se afilia a la Federación de ese deporte, siendo sus jugadores: Roberto Rosales, Agustín Olcese, Elbio Mangino, José Gesualdo y otros que propician una intensa actividad deportiva.

Pasaban los días y germinó en los directivos la idea de tener un terreno propio. Lo adquieren en Rodriguez Peña Nº 28. Con las donaciones de socios y simpatizantes se compraron los materiales. El constructor, señor Héctor Rubino, ad honorem levanta la sede con la colaboración de afiliados a la entidad.

En esos años alegraba el corazón de los “hinchas” y los llenaba de entusiasmo los repetidos éxitos que se lograban en las Divisiones Inferiores, como en 1946 que clasifica Campeón a la Quinta, Cuarta y Tercera, bajo la capacitada y laboriosa dirección del ya mencionado Fidel Marrone.

En 1948 el equipo de Primera cumple una muy buena campaña y logra el Subcampeonato a un punto del ganador, performance que se repite en el año 1954 que finaliza el torneo igualando posiciones con Gimnasia y Esgrima, razón por la cual hubo que desempatar. En el primer partido empatan 0 a 0 habiéndose jugado treinta minutos más del tiempo reglamentario. En el partido siguiente se repite el resultado. Por fin, el 30 de Enero de 1955 bajo una alta temperatura, Gimnasia vence por 2 a 1 y se clasifica Campeón de la Temporada 1954. Los jugadores de Villarino en esa ocasión fueron: Cónsoli en el arco; en la zaga Morrone y Lagrotte; Medios: Bouchet, Cesiliano y Rímoli y en la delantera: Flores, Ruggiero. De centrodelantero jugó: Pirolo en el primer partido, Stanzú en el segundo y M. Ceballos en el tercero. El ala izquierda la integraban Scagliarini y Massafra. Director Técnico: José Diciervo. Masajista: Miguel Diciervo.

Durante los subsiguientes 12 años, Villarino no obtuvo una posición destacada en la tabla. Hasta que en 1966 consigue nuevamente el Subcampeonato.

En la parte social, en 1958 se vende la propiedad de la calle Rodriguez Peña y se compra en Villarino Nº 209, lugar actual. El antiguo edificio merece remodelaciones. Con la venta de rifas (a veces buena y otras no tanto), bailes, comidas criollas, y encuentros sociales, se recaudan los ingresos necesarios para tal efecto.

Seguidamente vinieron años de un profundo desequilibrio en el orden financiero que trajo como consecuencia un deterioro general de la institución, traducido en un notorio desánimo de directivos y asociados que derivo en lo que era inevitable: el descenso de categoría.

Pero  en ese mismo año de 1969, asoma en el horizonte de Villarino una luz de esparanza. Un grupo de asociados de vieja data se reúnen y deciden tomar las riendas del club. Ellos fueron: Juan Haz, Enrique Pistone, “Tito” Vidal, Hipólito Rímoli, Juan Carlos Rímoli, Oscar Lagrotte, Miguel Boccanfusi y otros, dando comienzo a la ardua tarea de restablecer la confianza en el club, procurar en la medida de lo posible sanear las finanzas, constituir un modesto equipo para jugar el Ascenso, etc. Paso a paso la marcha se fue regularizando y en 1974 se conquista el Campeonato de Ascenso.

Muy poco tiempo después  y tras 36 años de afiliación, se hace realidad un viejo sueño: la conquista del Campeonato de Primera División de 1976. Lauro que se repite en 1977 y 1978, obteniendo el Tricampeonato.

El Plantel de jugadores que logro dicha proeza estaba integrado por: Arqueros: Bontempo, Devida, Policastro y Valentini; zagueros: Battista, Roche, Maiale, Villalba, Capobianco, Giuliano, Scasso, Ippólito, Guggia; medios: Rojas, Firpo, Casucho, Palumbo, Luchetti, Maldonado, Fagnani, Palomeque y Molinari; delanteros: Malespina, Sorti, Carbone, Diaz, Melo, Melgar, Luis Casucho, Marza, Buzzo y Villegas. Estos equipos fueron dirigidos con solvencia y reconocida capacidad por el Técnico Juan Carlos Lauzano, el Preparador Físico Juan A. Devida y el Masajista Miguel Diciervo.

A raíz de estos logros deportivos, el Club Villarino crece paulatinamente y se suman nuevos socios a quienes imprescindiblemente deben brindárseles mayores comodidades. En 1976 son compradas dos hectáreas y media de terreno para poseer un camping deportivo y social. Los vestuarios y cancha de fútbol iluminada dan inicio a este proyecto en calles Cecilio Lamón y Alejandro Báncora.

Cuatro años mas tarde, en 1980, por intermedio del señor Posik y el Intendente de Chivilcoy, Ferro, se consigue un subsidio de 100 millones de pesos, emprendiéndose la tarea de ampliar y modernizar las instalaciones, que aún no están finalizadas, para concretar los sueños de los años ´40.

El club vuelve a obtener el titulo de Primera División en 1982, repitiendo con un Bicampeonato en 1985 y 1986.

Luego, pasan siete años para volver a festejar otro campeonato. Con un equipo formado en su mayoría por jugadores locales mas el aporte de algún foráneo, y dirigido tácticamente por Jorge Excoffier, se logra el Campeonato de 1993. Sus principales figuras eran: en el arco: Federico Debida; en la zaga: Manuel Bustingorría y M. Mendilaharzo; en el medio: Gustavo Heredia  y Raúl Cáceres y en la delantera: Raúl Espíndola y Alberto Ubaldini.

En 1995, vuelve a repetir el titulo con el mismo técnico y prácticamente el mismo plantel. Las figuras fueron nuevamente Federico Debida, Marcelo Mendilaharzo, Gustavo Heredia, Leonardo Zaccardi, Raúl Cáceres, Adolfo Rojas, sumadas a la juventud de Flavio Févola y a la capacidad goleadora de Gerardo Cánepa.

Pasaron nuevamente varios años (exactamente ocho) para obtener otro Campeonato. Fue en el 2003, bajo la dirección técnica de Claudio Palomeque y contando como figuras al defensor Gonzalo Tejeiro, a los mediocampistas Federico Diaz y el juvenil Silva y a los delanteros  Luciano Moscoloni y Angel Garcia.

En el año 2008 vuelven al club viejos dirigentes y con ellos regresa "El Mago" Jorge Excoffier a la dirección técnica del equipo. Se conforma un muy buen plantel integrado por jugadores locales y algunos foráneos y que además tenía experiencia y juventud. Con está mezcla se logra la décima estrella para la entidad. Las figuras del plantel fuerón: en el arco: Gabriel Frelier; en la defensa: Hugo Diaz, Roberto Sinelli y Damian Comiso; en el medio: Maximiliano Drasal, Adrián Masino y Marcos Arrocaín y en la delantera: Leonardo Arnedo y Claudio Navaridas, quién además fue el goleador del campeonato.

Durante estos 69 años de vida, el Club Atlético Villarino, creció de una manera asombrosa, tanto a nivel social como deportivo, esto lo demuestra su amplia y coqueta confitería, la calidísima sala de juegos y la muy bien cuidada cancha de bochas, como así también el espléndido frente del edificio, su predio deportivo y  los 10 campeonatos locales de Primera División que son motivo de orgullo para los socios y simpatizantes de la institución de la avenida.

Esta historia continuará…

 
   
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=

Contador Gratis