C.A.Villarino
  Hector Antonio ("Tito" Haz) (1942 - 1947)
 

Héctor  Edelmiro Antonio (“Tito Haz”)






      




Entreala Izquierdo y Director Técnico. De Estudiantes de La Plata (1948-61, 268 partidos, 71 goles) y Gimnasia y Esgrima de La Plata (1962-65, 62 partidos, 7 goles). Jugó 350 partidos, 78 goles. Fue Técnico de Estudiantes de La Plata (1977-78). Inteligente armador, de buen remate. Su caso es curioso: fue gran jugador de los dos clásicos rivales platenses.

Si hablamos de fútbol no podemos ni debemos sustraernos al recuerdo de un jugador que llegó a reunir todas las grandes condiciones de un verdadero crack, lo cual lo llevo a alcanzar significación a nivel nacional.

Este humilde y silencioso muchacho del Barrio de la Plaza Belgrano, que después del potrero, fue evidenciando sus condiciones hasta llegar a consagrarse a través de los años como un valioso del fútbol local y del resto del país. Los comienzos fueron en las Divisiones Inferiores del Club Villarino, donde a los quince años integró la Primera Divisiٌón.

Domingo tras Domingo los aficionados vibraban con su maravilloso accionar, que casi siempre terminaba con la conquista del ansiado gol, que hacía vibrar de emoción a sus múltiples admiradores.

Como muestra de su eficaz accionar nos queda el recuerdo de un día sábado, en que actuando en las inferiores de su club marcó once goles a su similar de Gimnasia y Esgrima. En pleno desarrollo de sus virtudes, fue solicitado su concurso por el Club Estudiantes de La Plata, de la Asociación del Fútbol Argentino. Integró su Primera División durante casi toda su carrera profesional. También estuvo a punto de integrar el Seleccionado Argentino. Los clubes Boca Juniors y Racing Club de Avellaneda realizaron amplias gestiones para incorporarlo a sus planteles, pero la oposición de Estudiantes de La Plata y el deseo de Héctor Antonio de no cambiar de divisa, frustraron esos proyectos. El popular “Tito Haz” fue siempre un ejemplo de disciplina deportiva para honra del fútbol chivilcoyano. Terminada su actuación como jugador, pasó a ejercer el difícil cargo de Director Técnico de las Divisiones Inferiores de Estudiantes y de Gimnasia y Esgrima de La Plata, respectivamente. Digno maestro para la juventud ansiosa de surgir y conquistar posiciones en las filas del fútbol chivilcoyano, por su conducta y capacidad merece reconocimiento general y que su nombre quede grabado en la historia deportiva de Chivilcoy.  

¡BASTA “TITU”, QUE ME FUNDE!

El que luego llegaría a convertirse en el gran crack del fútbol argentino, Héctor Antonio (“Tito” Haz) comenzaba a mostrar sus naturales condiciones en las Divisiones del Club Villarino, y en cada actuación iba mostrando su clase.

Su padre, Don Santiago Haz, era su más ferviente hincha y no se perdía partido donde actuara su hijo. Un sábado a la tarde, la Quinta División del Club Villarino con la inclusión de “Tito” libraba un importante encuentro y Don Santiago le prometía obsequiarle diez centavos de aquel entonces por cada gol que marcara. Comenzó el partido y “Tito” empezó a marcar gol tras gol. Al llegar al séptimo, Don Santiago gritó a todo pulmón: - ¡Basta “Titu”! ¡Basta “Titu”, que me funde! Esa tarde “Tito” marco diez goles y su padre tuvo que entregarle lo prometido: ¡Un peso moneda nacional!

 

 
   
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=

Contador Gratis